Las 25 mejores canciones de Disney para hacer latir tu corazón bippidy-boppidy-boop





Si la música es el alimento del amor, Disney nos ha dado un festín espectacular de todo lo que puedas comer. Hemos tenido candelabros, orangutanes de jazz, semidioses en auge y soldados cantantes. The Mouse House ha empleado a los mejores compositores tanto del teatro musical como del mundo del pop (incluidos Elton John y Phil Collins) para crear cancioncillas tarareables al instante y exuberantes y emotivas canciones de amor. Aquí los cantos más Supercalifragilisticoespialidosos de todos.

25. Alimenta a los pájaros - Mary Poppins (1964)

Melancólica pero de alguna manera esperanzada al mismo tiempo, la voz lúgubre de Julie Andrews se abrirá paso hasta tu corazón y no te soltará. La anciana, como sus pájaros, está ligada a la esencia de Londres y es un recordatorio de que no todo es supercalifragilisticoespialidoso.



El momento más grande de piel de gallina: Cuando la mujer canta sobre sus pájaros llenando el cielo, con las profundas campanadas de Londres sonando de fondo como si te hubieran transportado a una catedral. Majestic no empieza a hacerle justicia.

24. Un mundo completamente nuevo - Aladdin (1992)

Aladdin lleva a Jasmine a dar una vuelta en su alfombra voladora y le muestra, sí, un mundo completamente nuevo que le ha sido negado, gracias a haber estado encerrada en el palacio toda su vida. Sí, es cursi, y sí, Peter y Jordan la destrozaron, pero sigue estando allí como una de las mejores canciones de amor de Disney.



El momento más grande de piel de gallina: El solo de Aladdin se convierte en un dúo cuando Jasmine se une para expresar su asombro. Ahhhh

23. Sé nuestro invitado - La bella y la bestia (1991)

Lumiere (Jerry Orbach) usa su acento francés para presentarle a Belle una excelente cena y una canción. Cualquier canción con la letra 'un cabaret culinario' y 'si estás estresado, te sugerimos una buena cena' merece todos los elogios que se le presenten.



El momento más grande de piel de gallina: Las cucharas se sumergen en un tazón de algo delicioso como nadadores ganadores de medallas de oro. Sexy.

22. Bajo el mar - La Sirenita (1989)

Crab Sebastian (Samuel E. Wright) inyecta un poco de percusión jamaicana en los procedimientos con esta conmovedora cancioncilla en la que el escurridizo intenta convencer a Ariel (Jodi Benson) de que es mejor ser una sirena. No solo es un gran espectáculo colorido que muestra las delicias del fondo del océano, las palabras también son para morirse. 'Todo es mejor donde está más húmedo' de hecho.



El momento más grande de piel de gallina: Los tambores de acero se activan justo antes de que lleguemos a ese interludio en el que las flautas, el bajo y un pez globo tienen su momento para brillar.

21. Tengo un sueño - Enredados (2010)

Justo cuando pensabas que lo sabías todo acerca de los bandidos pulidos del Patito Amarillo, estallaron en una canción para explicar que tienen profundidades ocultas. Un recordatorio de que son humanos y no solo secuaces glorificados, también tiene un ritmo exasperantemente pegadizo.

El momento más grande de piel de gallina: Cuando te das cuenta de que todo lo que estos bandidos quieren es la oportunidad de seguir su corazón, haciéndolos invertir completamente en el derecho de Rapunzel a hacerlo hasta el final.

20. Los colores del viento - Pocahontas (1995)

El número destacado en esta película de Disney de los años 90 es una oda a la naturaleza que no puede evitar despertar al trabajador de Greenpeace que todos llevamos dentro. Pocahontas (Judy Kuhn) le canta a John Smith (Mel Gibson) y le explica cómo cada piedra y hoja tiene un espíritu que no puede ser destruido. Bendecir.

El momento más grande de piel de gallina: ¿Alguna vez has oído llorar al lobo? El coro entra en acción, poniendo la piel de gallina en abundancia.